Posteado por: parroquiadeguardo | 11 de febrero de 2014

Gran resultado en la campaña de alimentos

Ya ha pasado más de un mes desde la Navidad, y en Cáritas parroquial de Guardo estamos muy agradecidos por la cantidad de alimentos, ropa, juguetes, etc. que se ha donado en este tiempo.

En primer lugar, se lo agradecemos a todas las personas que han hecho su aportación directamente en la Parroquia o en los carros solidarios que se encuentran durante todo el año en los supermercados Lupa, Covirán (Alimentación Cristina) y Maxi Día.

Belén solidario en el colegio Vegarredonda

Asimismo damos las gracias a los tres colegios y al instituto de Guardo, que han realizado una gran labor para concienciar a los más pequeños y a sus padres de las necesidades que tienen vecinos de este pueblo. También han hecho lo propio, un año más, en el colegio de los hermanos Maristas en Valladolid.

Maristas de Valladolid que donaron alimentos a Cáritas Guardo

Destacamos la iniciativa del gimnasio Shotokan, que durante esta campaña ha ofrecido clases de cycling, zumba, step, aerodance, circuitos quemagrasas, kárate, aerobic infantil, pilates, gap y gimnasia de mantenimiento; todo ello a cambio de alimentos para los más necesitados.

Cerca de 300 kg. de comida en el Gimnasio Shotokan

Los alumnos de la Universidad de la Experiencia, la Asociación de Amas de Casa y la Asociación de Familiares del Alzheimer también han realizado campañas especiales de recogida de alimentos.

Damos gracias también al Ayuntamiento de Guardo, ya que durante el recorrido de los Pajes de los Reyes Magos con los niños fueron recogiendo donativos para Cáritas y Cruz Roja.

Pajes de SS.MM. los Reyes Magos

Finalmente, MicoPal y Pollería Laura también han hecho su aportación a esta campaña navideña, además de su colaboración más constante a lo largo de todo el año.

Esperamos no olvidarnos de nadie. A todos, muchísimas gracias por vuestra generosidad. Y recordad que, entre Navidad y Navidad, seguimos atendiendo a muchas personas que acuden a la Iglesia buscando socorro en sus necesidades más básicas.

Posteado por: parroquiadeguardo | 17 de diciembre de 2013

“Pienso en la ternura que Dios tiene por nosotros” (Papa Francisco)

El día del cumpleaños del Papa Francisco aprovechamos en el blog para publicar esta entrevista que Andrea Tornielli le ha realizado hace una semana:

«La Navidad para mí es esperanza y ternura…». Francisco cuenta a “La Stampa” y a “Vatican Insider” su primera Navidad como Obispo de Roma. Casa Santa Marta, martes, 10 de diciembre, 12.50 horas. El Papa nos recibe en un salón junto al refectorio. El encuentro duró una hora y media. En dos ocasiones, durante la conversación (al hablar sobre el sufrimiento inocente de los niños y sobre el hambre en el mundo), desapareció del rostro de Francisco la serenidad que todo el mundo conoce.

En la entrevista el Papa también habló sobre las relaciones con las demás confesiones cristianas y el «ecumenismo de la sangre» que une en la persecución, aludió a la situación del matrimonio y la familia (de la que se ocupará el próximo Sínodo), respondió a quienes lo han criticado en los Estados Unidos (definiéndolo “marxista”) y también habló sobre la relación entre la Iglesia y la política.

¿Qué significa para usted la Navidad?

Es el encuentro con Jesús. Dios siempre ha buscado a su pueblo, lo ha guiado, lo ha custodiado, ha prometido que le estará siempre cerca. En el Libro del Deuteronomio leemos que Dios camina con nosotros, nos guía de la mano como un papá con su hijo. Esto es hermoso. La Navidad es el encuentro de Dios con su pueblo. Y también es una consolación, un misterio de consolación. Muchas veces, después de la misa de Nochebuena, pasé algunas horas solo, en la capilla, antes de celebrar la misa de la aurora, con un sentimiento de profunda consolación y paz. Recuerdo una vez aquí en Roma, creo que era la Navidad de 1974, en una noche de oración después de la misa en la residencia del Centro Astalli. Para mí la Navidad siempre ha sido esto: contemplar la visita de Dios a su pueblo.

¿Cuál es el mensaje de la Navidad para las personas de hoy?

Nos habla de la ternura y de la esperanza. Dios, al encontrarse con nosotros, nos dice dos cosas. La primera: tengan esperanza. Dios siempre abre las puertas, no las cierra nunca. Es el papá que nos abre las puertas. Segunda: no tengan miedo de la ternura. Cuando los cristianos se olvidan de la esperanza y de la ternura se vuelven una Iglesia fría, que no sabe dónde ir y se enreda en las ideologías, en las actitudes mundanas. Mientras la sencillez de Dios te dice: sigue adelante, yo soy un Padre que te acaricia. Tengo miedo cuando los cristianos pierden la esperanza y la capacidad de abrazar y acariciar. Tal vez por esto, viendo hacia el futuro, hablo a menudo sobre los niños y los ancianos, es decir los más indefensos. En mi vida como sacerdote, yendo a la parroquia, siempre traté de transmitir esta ternura, sobre todo a los niños y a los ancianos. Me hace bien, y pienso en la ternura que Dios tiene por nosotros.

¿Cómo es posible creer que Dios, considerado por las religiones como infinito y omnipotente, se haga tan pequeño?

Los Padres griegos la llamaban “synkatabasis”, condescendencia divina. Dios que desciende y está con nosotros. Es uno de los misterios de Dios. En Belén, en el 2000, Juan Pablo II dijo que Dios se convirtió en un niño que dependía totalmente de los cuidados de un papá y de una mamá. Por esto la Navidad nos da tanta alegría. Ya no nos sentimos solos, Dios descendió para estar con nosotros. Jesús se hizo uno de nosotros y sufrió por nosotros el final más terrible en la cruz, el de un criminal.

A menudo se presenta la Navidad como una fábula de ensueño. Pero Dios nace en un mundo en el que también hay mucho sufrimiento y miseria…

Lo que leemos en los Evangelios es un anuncio de alegría. Los evangelistas describen una alegría. No hacen consideraciones sobre el mundo injusto, sobre cómo pudo nacer Dios en un mundo así. Todo esto es fruto de nuestra contemplación: los pobres, el niño que nace en la precariedad. La Navidad no fue una denuncia de la injusticia social, de la pobreza, sino un anuncio de alegría. Todo lo demás son conclusiones que sacamos nosotros. Algunas correctas, otras menos y otras más ideologizadas. La Navidad es alegría, alegría religiosa, alegría de Dios, interior, de luz, de paz. Cuando no se tiene la capacidad o se está en una situación humana que no te permite comprender esta alegría, se vive la fiesta con alegría mundana. Pero entre la alegría profunda y la alegría mundana hay mucha diferencia.

Es su primera Navidad como Obispo de Roma, en un mundo lleno de conflictos y guerras…

Dios nunca da un don a quien no es capaz de recibirlo. Si nos ofrece el don de la Navidad es porque todos tenemos la capacidad para comprenderlo y recibirlo. Todos, desde el más santo hasta el más pecador, desde el más limpio hasta el más corrupto. Incluso el corrupto tiene esta capacidad: pobrecito, la tiene un poco oxidada, pero la tiene. La Navidad en este tiempo de conflictos es un llamado de Dios, que nos da este don. ¿Queremos recibirlo o preferimos otros regalos? Esta Navidad en un mundo afectado por las guerras me hace pensar en la paciencia de Dios. La principal virtud de Dios, indicada en la Biblia, es que Él es amor. Él nos espera, no se cansa nunca de esperarnos. Él da el don y después nos espera. Esto sucede en la vida de cada uno de nosotros. Hay algunos que lo ignoran. Pero Dios es paciente y la paz, la serenidad de la noche de Navidad, es un reflejo de la paciencia de Dios hacia nosotros.

En enero se cumplen cincuenta años del histórico viaje de Pablo VI a la Tierra Santa. ¿Usted va a ir?

La Navidad siempre nos hace pensar en Belén, y Belén está en un punto preciso, en la Tierra Santa donde vivió Jesús. En la noche de Navidad pienso, sobre todo, en los cristianos que viven allí, en los que están en dificultades, en todos los que han tenido que abandonar esa tierra por diferentes problemas. Pero Belén sigue siendo Belén. Dios vino a un punto determinado, a una tierra determinada, apareció allí la ternura de Dios, la gracia de Dios. No podemos pensar en la Navidad sin pensar en la Tierra Santa. Hace cincuenta años, Pablo VI tuvo la valentíapara salir e ir allá, y así empezó la época de los viajes papales. Yo también deseo ir, para encontrarme con mi hermano Bartolomeo, Patriarca de Constantinopla, y conmemorar con él este quincuagésimo aniversario renovando el abrazo de 1964 entre Papa Montini y Atenágoras en Jerusalén. Nos estamos preparando.

Usted ha estado en muchas ocasiones con niños gravemente enfermos. ¿Qué puede decir ante este sufrimiento inocente? 

Para mí, Dostoyevski ha sido un maestro de vida, y su pregunta, explícita e implícita, siempre ha rondado mi corazón: ¿por qué sufren los niños? No hay explicación. Me viene esta imagen: en cierto momento de su vida, el niño se “despierta”; no entiende muchas cosas, se siente amenazado, empieza a hacer preguntas a su papá o a su mamá. Es la edad del “por qué”. Pero cuando el hijo pregunta, luego no escucha todo lo que le tienes que decir y te acorrala con nuevos “por qué”. Lo que busca, más que una explicación, es la mirada del papá que le da seguridad. Frente a un niño que sufre, la única oración que me viene es la oración del “por qué”. ¿Señor, por qué? Él no me explica nada, pero siento que está viéndome. Entonces puedo decir: “Tú sabes por qué, yo no lo sé y Tú no me lo dices, pero me ves y yo confío en Ti, Señor, confío en tu mirada”.

Al hablar sobre el sufrimiento de los niños, no se puede olvidar la tragedia de quienes sufren hambre. 

Con la comida que dejamos y tiramos podríamos dar de comer a muchísima gente. Si lográramos no desperdiciar, reciclar la comida, el hambre en el mundo disminuiría mucho. Me impresionó leer una estadística que habla de 10 mil niños que mueren de hambre cada día en el mundo. Hay muchos niños que lloran porque tienen hambre. El otro día, en la audiencia del miércoles, atrás de una valla había una joven mamá con su niño de pocos meses. Cuando pasé, el niño lloraba mucho. La mamá lo acariciaba. Le dije: “Señora, creo que el pequeño tiene hambre”. Ella respondió: “Sí, ya es hora…”. Y le dije: “¡Pero dele de comer, por favor!”. Ella tenía pudor, no quería amamantarlo en público, mientras pasaba el Papa. Entonces quisiera decir lo mismo a la humanidad: ¡den de comer! Esa mujer tenía la leche para su niño, en el mundo tenemos suficiente comida para que coman todos. Si trabajáramos con las organizaciones humanitarias y lográramos ponernos todos de acuerdo para no desperdiciar comida, mandándola a los que la necesitan, contribuiríamos mucho para resolver la tragedia del hambre en el mundo. Quisiera repetir a la humanidad lo que dije a aquella mamá: ¡den de comer a los que tienen hambre! Que la esperanza y la ternura de la Navidad del Señor nos sacudan de la indiferencia.

Algunos pasajes de la “Evangelii gaudium” le granjearon las acusaciones de los ultra-conservadores estadounidenses. ¿Qué siente un Papa cuando escucha que lo definen “marxista”?

La ideología marxista está equivocada. Pero en mi vida he conocido a muchos marxistas buenos como personas, y por esto no me siento ofendido.

Las palabras que más han sorprendido son las palabras sobre la economía que «mata»… 

En la Exhortación no hay nada que no se encuentre en la Doctrina social de la Iglesia. No hablé desde un punto de vista técnico, traté de presentar una fotografía de lo que sucede. La única cita específica fue sobre las teorías del “derrame”, que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo. Se prometía que, cuando el vaso hubiera estado lleno, se habría desbordado y los pobres se habrían beneficiado. En cambio sucede que, cuando está lleno, el vaso, por arte de magia, crece y así nunca sale nada para los pobres. Esta fue la única referencia a una teoría específica. Repito, no hablé como técnico, sino según la Doctrina social de la Iglesia. Y esto no significa ser marxista.

Usted anunció una «conversión del papado». ¿Los encuentros con los patriarcas ortodoxos han sugerido alguna vía concreta?

Juan Pablo II habló de manera muy explícita sobre una forma de ejercicio del primado que se abra a una situación nueva. Pero no sólo desde el punto de vista de las relaciones ecuménicas, sino también en las relaciones con la Curia y con las Iglesias locales. En estos primeros nueve meses he recibido las visitas de muchos hermanos ortodoxos, Bartolomeo, Hilarion, el teólogo Zizioulas, el copto Tawadros; este último es un místico, entraba a la capilla, se quitaba los zapatos e iba a rezar. Me sentí su hermano. Tienen la sucesión apostólica, los recibí como hermanos obispos. Es un dolor no poder celebrar juntos todavía la eucaristía, pero la amistad existe. Creo que el camino es este: la amistad, el trabajo en común y rezar por la unidad. Nos bendijimos los unos a los otros; un hermano bendice al otro, un hermano se llama Pedro y el otro se llama Andrés, Marco, Tomás…

¿La unidad de los cristianos es una prioridad para usted? 

Sí, para mí el ecumenismo es prioritario. Hoy existe el ecumenismo de la sangre. En algunos países matan a los cristianos porque llevan consigo una cruz o tienen una Biblia; y antes de matarlos no les preguntan si son anglicanos, luteranos, católicos u ortodoxos. La sangre está mezclada. Para los que matan somos cristianos. Unidos en la sangre, aunque entre nosotros no hayamos logrado dar los pasos necesarios hacia la unidad, y tal vez no sea todavía el tiempo. La unidad es una gracia que hay que pedir. Conocí en Hamburgo a un párroco que seguía la causa de beatificación de un sacerdote católico que fue guillotinado por los nazis porque enseñaba el catecismo a los niños. Después de él, en la fila de los condenados, había un pastor luterano y lo mataron por el mismo motivo. Su sangre está mezclada. Ese párroco me contó que había ido a ver al obispo y le había dicho: “Sigo con la causa, pero de los dos, no sólo del católico”. Este es el ecumenismo de la sangre. Todavía existe hoy, basta leer los periódicos. Los que matan a los cristianos no te piden el documento de identidad para saber en cuál Iglesia fuiste bautizado. Tenemos que tomar en cuenta esta realidad.

En la Exhortación apostólica usted invitó a tomar decisiones pastorales prudentes y audaces en cuanto a los sacramentos. ¿A qué se refería?

Cuando hablo de prudencia no pienso en una actitud paralizadora, sino en una virtud de quien gobierna. La prudencia es una virtud de gobierno. También lo es la audacia. Hay que gobernar con audacia y con prudencia. Hablé del bautismo y de la comunión como alimento espiritual para seguir adelante, y que se debe considerar como un remedio y no como un premio. Algunos pensaron inmediatamente en los sacramentos para los divorciados que se han vuelto a casar, pero yo nunca hablo de casos particulares: solo quería indicar un principio. Debemos tratar de facilitar la fe de las personas más que controlarla. El año pasado en Argentina denuncié la actitud de algunos sacerdotes que no bautizaban a los hijos de madres solteras. Es una mentalidad enferma.

¿Y en cuanto a los divorciados que se han vuelto a casar?

La exclusión de la comunión para los divorciados que viven una segunda unión no es una sanción. Hay que recordarlo. Pero no hablé de esto en la Exhortación.

¿Se ocupará de ello el próximo Sínodo de los obispos?

La sinodalidad en la Iglesia es importante: sobre el matrimonio en su conjunto hablaremos en las reuniones del Consistorio en febrero. Después el tema será afrontado en el Sínodo extraordinario de octubre de 2014 y también durante el Sínodo ordinario del año siguiente. En estas sedes se profundizarán y aclararán muchas cosas.

¿Cómo procede el trabajo de sus ocho “consejeros” para la reforma de la Curia?

El trabajo es largo. Quienes querían presentar propuestas o enviar ideas ya lo han hecho. El cardenal Bertello recopiló las opiniones de todos los dicasterios vaticanos. Recibimos sugerencias de los obispos de todo el mundo. En la última reunión los ocho cardenales dijeron que hemos llegado al momento de presentar propuestas concretas y en el próximo encuentro, en febrero, me entregarán sus primeras sugerencias. Yo siempre estoy presente en los encuentros, excepto el miércoles en la mañana por la audiencia. Pero no hablo, sólo escucho, y esto me hace bien . Un cardenal anciano me dijo hace algunos meses: “Usted ya comenzó la reforma de la Curia con la misa cotidiana en Santa Marta”. Esto me hizo pensar: la reforma empieza siempre con iniciativas espirituales y pastorales, antes que con cambios estructurales.

¿Cuál es la relación correcta entre la Iglesia y la política?

La relación debe ser al mismo tiempo paralela y convergente. Paralela, porque cada uno tiene su camino y sus diferentes tareas. Convergente, sólo para ayudar al pueblo. Cuando las relaciones convergen antes, sin el pueblo, o sin tomar en consideración al pueblo, comienza ese contubernio con el poder político que acaba pudriendo a la Iglesia: los negocios, los compromisos… Hay que proceder paralelamente, cada uno con el propio método, las propias tareas, la propia vocación. Convergentemente solo en el bien común. La política es noble, es una de las formas más altas de caridad, como decía Pablo VI. La ensuciamos cuando la usamos para los negocios. La relación entre la Iglesia y el poder político también puede corromperse, si no converge sólo en el bien común.

¿Puedo preguntarle si tendremos mujeres cardenales?

Es una frase que salió de quién sabe dónde. Las mujeres en la Iglesia deben ser valorizadas, no “clericalizadas”. Los que piensan en las mujeres cardenales sufren un poco de clericalismo.

¿Cómo procede el trabajo de limpieza en el IOR?

Las comisiones referentes están trabajando bien. Moneyval nos dió un informe bueno, vamos por el buen camino. Sobre el futuro del IOR, veremos. Por ejemplo, el “banco central” del Vaticano sería la Apsa. El IOR fue creado para ayudar a las obras de religión, a las misiones, a las Iglesias pobres. Luego se convirtió en lo que es ahora.

¿Hace un año se habría imaginado que la Navidad de 2013 la habría celebrado en San Pedro?

Claro que no.

¿Se esperaba que lo eligieran?

No, no me lo esperaba. No perdí la paz mientras aumentaban los votos. Permanecí tranquilo. Y esa paz todavía me acompaña, la considero un don del Señor. Al terminar el último escrutinio, me llevaron al centro de la Sixtina y me preguntaron si aceptaba. Respondí que sí, dije que me habría llamado Francisco. Sólo entonces me alejé. Me llevaron a la habitación contigua para cambiarme. Después, poco antes de asomarme, me arrodillé para rezar durante algunos minutos en compañía de los cardenales Vallini y Hummes en la capilla Paulina.

Posteado por: parroquiadeguardo | 14 de diciembre de 2013

¿Ya conoces el Equimercado?

(Diario Palentino)

El Equimercado Solidario de Guardo abrió ayer sus puertas en los salones parroquiales de la iglesia de Santa Bárbara para poner a la venta diversos productos de pequeñas cooperativas del Tercer Mundo con el único fin de destinar el dinero recaudado a promover la educación, igualdad, el desarrollo y el respeto al entorno social y natural en los países más desfavorecidos.

Así, en estas fechas los productos que más triunfan son los turrones y los belenes, tal y como señalan desde el colectivo organizador Solidarios con el Tercer Mundo (STM). Pero además, en este Equimercado del mes de diciembre también se venden otra serie de dulces típicos de estas fechas como bombones, pasas con chocolate y granitos de café con chocolate. No obstante, las mermeladas, cacao, cafés, azúcar, tés, miel y piruletas siguen siendo otros de los productos que más aceptación tienen entre los vecinos de Guardo. Y es que, tal y como indican desde STM, «la gente suele comprar siempre los mismos productos, están esperando a que abra el Equimercado para hacerse con alguno de ellos».

Este mercado solidario también reserva un espacio para la artesanía. «En estas fechas hay artículos que la gente puede comprar para hacer regalos», explican desde la organización. Así, además de belenes también se pueden adquirir marcos, marcapáginas, adornos labrados en piedra, puzzles, collares o anillos. También se ponen a la venta artículos de la marca Equilicuá tales como calendarios, agendas, láminas y juegos. Todos ellos respetuosos con el medio ambiente.

Este Equimercado Solidario permanecerá abierto durante el día de hoy y mañana en horario de 12 a 14 horas y de 17 a 20 horas. «Animamos a la gente a que pase por aquí, sin ningún tipo de compromiso. Queremos que  nos conozcan», indican desde STM.

Posteado por: parroquiadeguardo | 12 de diciembre de 2013

Good News en Guardo

Como muchos saben, en este pueblo nos gusta mucho la fiesta y la música… por eso, todavía estamos celebrando Santa Cecilia. Con el concierto que mañana ofrecerá el Coro de Gospel “Good News” se cerrará este ciclo programado por la Agrupación de música de Guardo.

El concierto comenzará a las 8 de la tarde en la iglesia de Santa Bárbara. El precio de la entrada será de 4 € (se podrá adquirir media hora antes en la entrada de la iglesia) y tendremos la oportunidad de escuchar este coro de Simancas, pero que nos traerá sonidos de mucho más lejos. Aquí os dejamos una muestra.

Posteado por: parroquiadeguardo | 10 de diciembre de 2013

Campaña de Navidad contra el hambre

Hoy, con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, ha tenido lugar el lanzamiento mundial de la campaña Una sola familia humana, alimentos para todos, una iniciativa auspiciada por el Papa Francisco y realizada por la Confederación Caritas Internationalis cuyo objetivo es terminar con el hambre para el 2025. En España, Cáritas y Manos Unidas han decidido sumar sus esfuerzos y colaborar de manera fraterna en la puesta en marcha de la misma a nivel nacional.

A las 12 de la mañana, y tras el acto de presentación, Cáritas Española y Manos Unidas se han sumado a la Ola Mundial de Oración convocada por Cáritas Internationalis y que está recorriendo todo el planeta a lo largo de la jornada, en convocatorias similares organizadas en cada país por las respectivas Cáritas nacionales.

La campaña Una sola familia humana, alimentos para todos se basa en el principio de que cualquier cambio real debe originarse primero y sobre todo en nosotros mismos y en nuestra capacidad de ver el rostro de Jesús en quienes padecen hambre. Cuando empezamos a buscar profundamente, en nosotros mismos, nuestro sentir sobre los temas vinculados al hambre, tanto en casa como fuera, nos damos cuenta que solo trabajando como una sola familia humana, con espíritu de compasión y unidad, podremos finalmente poner fin a una grave injusticia: que habiendo alimentos suficientes en el mundo, la gente todavía pase hambre.

En la Parroquia de Guardo también nos hemos sumado a esta iniciativa. Y, para empezar, con la campaña de esta Navidad. No es sólo una campaña de recogida de alimentos. Es realmente una campaña contra el hambre, porque vecinos de Guardo están pasando hambre. Y niños que estudian en Guardo van a los colegios sin desayunar. Esto no puede dejarnos indiferentes. Por favor, es necesaria la colaboración de todos para acabar con esta vergüenza.

Por todo ello, la campaña de este año está centrada en los alimentos más básicos: arroz, azúcar, aceite, legumbres, leche, galletas, etc. Puedes llevar tus donaciones a las iglesias de Guardo o también depositarlas en los carros solidarios que se encuentran durante todo el año en los supermercados Lupa, Maxi Día y Covirán (Alimentación Cristina). También en los colegios y el instituto se está realizando ya esta campaña.

Desde este momento, a todos los que vais a colaborar en esta campaña contra el hambre, muchas gracias.

Posteado por: parroquiadeguardo | 9 de diciembre de 2013

La parroquia en las redes

Es indispensable la presencia de la Iglesia en Internet para anunciar a Cristo con estilo evangélico, llegando a los jóvenes y a los que anhelan la Misericordia y esperanza de Dios. Estas palabras tan contundentes son del Papa Francisco a los participantes en la Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo para los Laicos, a los que recibió este sábado en audiencia, reunidos sobre el tema “Anunciar a Cristo en la era digital”.

Entre las posibilidades “que ofrece la comunicación digital, la más importante se refiere al anuncio del Evangelio. Por cierto, no es suficiente adquirir los conocimientos tecnológicos, si bien sean importantes. Se trata ante todo de encontrar a hombres y mujeres reales, a menudo confundidos y heridos, para ofrecerles verdaderas razones para la esperanza”. El anuncio – subrayó el Papa – “requiere relaciones humanas auténticas y directas para culminar en un encuentro personal con el Señor”.

Acogiendo esta llamada del Papa, en la Parroquia de Guardo nos hemos puesto manos a la obra, y deseamos que nuestra presencia en las redes sea un cauce para facilitar una mayor comunicación entre nosotros y, también, para acercar tantas buenas noticias como ofrece el anuncio del Evangelio por todo el mundo.

Además del blog, nos puedes buscar en Facebook, Twitter, Slideshare y Scribd. Pero sobre todo, estaremos encantados de encontrarte en la parroquia.

¡Te esperamos!

Posteado por: parroquiadeguardo | 8 de diciembre de 2013

AVE MARÍA PURÍSIMA

(Juan Alberto Ramírez Avilés, sacerdote de Toledo)

Hoy celebramos una de las fiestas de la santísima Virgen más bellas y populares: la Inmaculada Concepción. María no sólo no cometió pecado alguno, sino que fue preservada incluso de la herencia común del género humano que es la culpa original, por la misión a la que Dios la destinó desde siempre: ser la Madre del Redentor.

Todo esto está contenido en la verdad de fe de la “Inmaculada Concepción”. El fundamento bíblico de este dogma se encuentra en las palabras que el ángel dirigió a la joven de Nazaret: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1, 28). “Llena de gracia” —en el original griego kecharitoméne— es el nombre más hermoso de María, un nombre que le dio Dios mismo para indicar que desde siempre y para siempre es la amada, la elegida, la escogida para acoger el don más precioso, Jesús, “el amor encarnado de Dios” ( Benedicto XVI, Deus caritas est, 12).

Podemos preguntarnos hoy: ¿por qué entre todas las mujeres Dios escogió precisamente a María, esa joven de 15 abriles de Nazaret? La respuesta está oculta en el misterio insondable de la voluntad divina. Sin embargo, hay un motivo que el Evangelio pone de relieve: su humildad. Lo subraya bien Dante Alighieri en el último canto del “Paraíso”: “Virgen Madre, hija de tu Hijo, la más humilde y más alta de todas las criaturas, término fijo del designio eterno” (Paraíso XXXIII, 1-3). Lo dice la Virgen misma en el Magníficat, su cántico de alabanza: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, (…) porque ha mirado la humildad de su esclava” (Lc 1, 46. 48). Sí, Dios quedó prendado de la humildad de María, que encontró gracia a sus ojos (cf. Lc 1, 30). Así llegó a ser la Madre de Dios, imagen y modelo de la Iglesia, elegida entre los pueblos para recibir la bendición del Señor y difundirla a toda la familia humana.

Esta “bendición” es Jesucristo. Él es la fuente de la gracia, de la que María quedó llena desde el primer instante de su existencia. Acogió con fe a Jesús y con amor lo donó al mundo. Esta es también nuestra vocación y nuestra misión, la vocación y la misión de la Iglesia: acoger a Cristo en nuestra vida y donarlo al mundo “para que el mundo se salve por él”

La solemnidad de la Inmaculada -¡la Purísima, decimos en nuestros pueblos de España!- ilumina como un faro el período de Adviento, que es un tiempo de vigilante y confiada espera del Salvador. Mientras salimos al encuentro de Dios que viene, miramos a María que “brilla como signo de esperanza segura y de consuelo para el pueblo de Dios en camino” (Lumen gentium, 68).

Humildad y esperanza tienen rostro de mujer, de doncella y madre. Bajo esta humilde esperanza en la espera de la bendición de Dios ponemos hoy especialmente a nuestra amada Patria de España en el día de su Patrona, haciendo nuestros aquellos versos del gran José María Pemán:

“No hay azaña, no hay batalla
Que realice España sola,
Pues allí donde tremola
Nuestra bandera laureada,
Esta la Virgen Inmaculada,
Que es la Virgen Española”

Feliz día de la Pura y Limpia. Feliz día de la Patrona. Feliz día de la Madre.

Posteado por: parroquiadeguardo | 7 de diciembre de 2013

¿Y por qué no hago yo lo mismo?

(Religión en Libertad)

Jóvenes que salen por las calles para invitar a rezar, Escuelas de Evangelizadores, redes de cristianos que hacen presente a la Iglesia entre sus vecinos…

En los últimos meses, las iniciativas de nueva evangelización han empezado a extenderse por toda España, y a llegar a diócesis y parroquias.

Detrás de ellas, late el entusiasmo de quien ha visto cómo otros anuncian a Cristo, y ha pensado: ¿Y por qué no hago yo lo mismo?

Así, no sólo aprenden a evangelizar ellos, sino que hacen posible que este bien se siga contagiando.

El bien, la belleza, la alegría… se contagian
«El bien siempre tiende a comunicarse», afirma el Papa Francisco en la Exhortación Evangelii gaudium.

Cuando alguien encuentra a Cristo, siente la necesidad de compartir esa alegría.

Lo mismo ocurre con las experiencias de evangelización: su belleza es contagiosa.

Cada vez son más las realidades eclesiales que asumen que «todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo, sino por atracción».

Estas comunidades se ponen en marcha, y su misma experiencia atrae y moviliza a otros.

De los movimientos… a la parroquia de barrio
Si, hace unos años, sólo algunos movimientos o iniciativas concretas se dedicaban a la nueva evangelización, el impulso está llegando también a las diócesis y a las parroquias.

Así ha ido ocurriendo en varios lugares de España durante los últimos meses, a raíz del Año de la fe, del Sínodo de los Obispos sobre la nueva evangelización y del Congreso Nacional de Pastoral Juvenil de Valencia.

Para empezar, suelen inspirarse en experiencias que ya han dado fruto y, así, no sólo aprenden ellas, sino que hacen posible que este bien siga extendiéndose e iluminando a otros. «Comunicándolo -dice Evangelii gaudium-, el bien se arraiga y se desarrolla».

Una luz en la noche, ya en 5 diócesis
Un ejemplo de ello son las diócesis de Astorga y Valladolid, que este mes de diciembre lanzarán Una luz en la noche, el método de evangelización en la calle que los Centinelas de la mañana comenzaron en Verona (Italia), y que ya funciona en Barcelona, Cartagena y Madrid.

En febrero pasado, 500 personas participaron en la Jornada Diocesana de Nueva Evangelización de Astorga, algo «bastante significativo para una diócesis humilde», explica Enrique Martínez, su Delegado de Juventud, quien vendrá a Guardo el próximo día 18 de Diciembre para hablarnos de estas experiencias.

Allí, conocieron a los Centinelas de la mañana de Barcelona, y también los Cursos Alpha.

«En algunos de los asistentes prendió el deseo de abrir esos caminos en la diócesis», y se pusieron en marcha para implantar Centinelas entre los jóvenes, y el Curso Alpha para adultos.

Hacer de cada bautizado, un evangelizador
En verano, para prepararse, un grupo de jóvenes participó en el evento estival de los Centinelas en Térmoli, Italia. «Allí, vimos mejor el cambio de mentalidad que hay detrás de los Centinelas: que cada bautizado es un evangelizador».

Lo explica David del Valle, que hoy es responsable del equipo Antorcha, que coordina este proyecto en la diócesis.

En octubre, el padre Andrea Brugnoli, iniciador de los Centinelas, impartió su Curso Base, de forma conjunta, a los jóvenes de Astorga y de Valladolid, diócesis que también estaba interesada en poner en marcha Una luz en la noche.

«Compartir este curso creó lazos entre los chicos de ambas diócesis, y nos pareció bonito salir juntos a la calle la primera vez» -explica el padre Enrique-.

El sábado 14 de diciembre, Una luz en la noche se celebrará en Valladolid; dos semanas después, en Ponferrada (diócesis de Astorga).

Y la llama sigue extendiéndose: a esta evangelización acudirá un grupo de jóvenes de Santiago de Compostela, que también están organizando Centinelas en su diócesis.

«Estamos muy ilusionados -comparte David-, con muchas ganas. Aunque ya sabemos cómo es, te motiva ver cómo este proyecto llega a tu ciudad y se expande». Y añade que, sólo con trabajar para ponerla en marcha, esta experiencia ya le ha cambiado: «Intento hablar más con la gente de mi fe. Antes, no tenía muy claro cómo hacerlo; ahora, es mucho más fácil».

De la misión popular, al cenáculo
En la diócesis de Cádiz y Ceuta, el impulso misionero se ha concretado en un plan para los próximos tres años.

Ya el año pasado, con motivo del Año de la fe, se impulsó la creación de cenáculos, grupos de encuentro y renovación de la fe. Son células pequeñas, que se reúnen en las casas para reflexionar, formarse, rezar y compartir.

Hay unos 150 y, aunque la mayoría son grupos que ya existían antes y asumieron este formato, empiezan a surgir otros a los que se han incorporado personas alejadas, y en los que se trabaja con un material específico. En la diócesis, esperan que estos cenáculos sirvan para acoger a las personas que, gracias a las iniciativas misioneras, se acerquen a la Iglesia.

Otro objetivo de la diócesis es poner en marcha una versión renovada de las misiones populares.

La primera tuvo lugar, el verano pasado, en Tarifa, aprovechando la coronación de Nuestra Señora de la Luz.

«No tuvo muchos frutos -admite don Fernando Campos, Vicario General de Pastoral-, pero lo importante es que demostró que tenemos gente preparada para hacer estas misiones».

Sin embargo, quieren que haya más misioneros, pues son varias las parroquias que han pedido una misión popular. Para lograrlo, en octubre comenzó una Escuela de Evangelizadores que, en cinco sesiones de un día entero, pretende presentar distintas experiencias y métodos de evangelización, con la idea de que surjan grupos de trabajo que los pongan en marcha. Esta Escuela ha suscitado bastante interés, y el sábado pasado, en su segunda sesión, reunió a 250 personas.

Si la llama de la nueva evangelización llegó a Astorga a través de Barcelona, a Cádiz lo hizo desde Alcalá de Henares. El curso pasado, la diócesis complutense organizó su propia Escuela. Su primer fruto fueron, durante la Cuaresma, las Semanas de Evangelización en doce parroquias. La experiencia fue buena, y este curso se repite la Escuela, con un itinerario de iniciación y otro de profundización. Desde Cádiz, don Fernando subraya que «se está creando una comunión de iniciativas compartidas, y eso es muy enriquecedor».

Una Iglesia a pie de bloque
Pero estas iniciativas no deben hacer pensar -lo subrayaba el Papa en Evangelii gaudium- que la parroquia es una estructura caduca: «Precisamente porque tiene una gran plasticidad, puede tomar formas muy diversas que requieren la docilidad y la creatividad misionera del pastor y de la comunidad. (…) Si es capaz de reformarse y adaptarse continuamente, seguirá siendo la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y de sus hijas».

Uno de los lugares donde se ha empezado a caminar en esta dirección es en la madrileña parroquia de San Alfonso María de Ligorio. Su párroco, don José Cobo, compartió esta experiencia durante el cursillo de evangelizadores que la archidiócesis organizó, el pasado octubre, dentro del proyecto Misión Madrid.

El espíritu misionero de esta parroquia brotó del trabajo de profundización de la fe dentro de la propia parroquia, «mediante la lectio divina y el conocimiento de la doctrina social de la Iglesia».

A partir de ahí, los mismos fieles descubrieron «que la evangelización es clave en la vida de una parroquia», y «comenzaron a generar iniciativas» que cuajaron en una única experiencia misionera.

Su objetivo era el mismo que apuntaba el Papa: hacerse presente en la vida del barrio. En primer lugar, reforzaron su acción social, yendo más allá de la simple ayuda material. Además de un comedor, han creado centros de escucha, de atención a mayores, a adolescentes…

Por otro lado, «la gente se fue dando cuenta de que un elemento fundamental de presencia eran los bloques de viviendas, y hemos creado una red de enlaces en ellos».

Dentro de esta red estaban Marcela, su marido y sus cuatro hijos -de entre 10 y 22 años-. A pesar de varios años de experiencia como misioneros ad gentes, «teníamos un poco de miedo, porque esto era nuevo».

Al principio, los enlaces sólo dejaban en el bloque material sobre la parroquia. Pero el año pasado, cuando la red estaba ya consolidada, se organizó una misión popular con las otras dos parroquias de la zona.

Entonces, adquirieron más protagonismo: «Mi esposo y yo visitamos a los 36 vecinos de nuestro bloque, para anunciarles la misión e invitarles a reuniones en las casas».

Además, a quienes se incorporaban a ellas, «los invitábamos a las celebraciones comunitarias».

Ha sido una experiencia -concluye- enriquecedora: «Fue muy importante que los cristianos del barrio diéramos la cara», presentándose como tales ante gente conocida.

«Especialmente, la gente mayor nos dio un testimonio impresionante de valentía. La mayoría de vecinos nos recibió con muchísimo cariño, y compartimos vivencias muy profundas», para las que, en el día a día, no hay tiempo. «Nos hemos hecho más amigos». Por otro lado, «los vecinos nos pusieron cara a los cristianos. Algunos de los que estaban más fríos o alejados se van acercando a la parroquia», o se han incorporado a alguna actividad parroquial.

De hecho, gracias a la misión, en la parroquia se han creado 12 grupos nuevos, tantos como los que ya funcionaban.

Con todo, don José reconoce que la misión ha sido dura. Al principio, «la misma gente de la parroquia se negaba» a participar, o se iban a otras iglesias cuando había actos de la misión.

Otras veces, «tampoco nosotros acertamos al llevar» el Evangelio, y luego «culpamos a los destinatarios. Hemos trabajado a base de prueba y error. Estos años han sido un momento de crisis, pero nos lanzamos, y la gente se fue ilusionando poco a poco. Hemos visto que hay luces, y que se puede dar esperanza».

Posteado por: parroquiadeguardo | 4 de diciembre de 2013

¡Viva Santa Bárbara!

Dicen que “por la víspera se conoce al santo”… y así ha pasado este año en Guardo con Santa Bárbara. Ayer se proyectó en la iglesia de Santa Bárbara una película sobre su vida, que ha servido a los que la pudieron ver para conocer mejor a esta santa a la que tanta devoción se tiene en este pueblo. A las 7:30 de la tarde comenzó puntualmente la reproducción, que había sido preparada por los sacerdotes, con la colaboración del Ayuntamiento y de la Agrupación de música de Guardo. Acudieron bastantes personas y quedaron muy contentas, especialmente con la interpretación de la actriz protagonista, Vanessa Hessler.

Y el día de la fiesta el centro es la Misa y la procesión. A las 12:30 empezaba la Eucaristía, presidida por el párroco D. Jesús, con la asistencia de las autoridades y con la iglesia abarrotada por los devotos de la santa. En esta celebración se tiene en cuenta a mucha gente para su preparación: los mineros, los jubilados de la fábrica de Explosivos, el Centro de día de personas mayores, etc.

D. Jesús ha comenzado la homilía recordando una costumbre pagana: parece ser que antes de Cristo, existía la costumbre de cortar una rama de cerezo antes del solsticio de invierno y ponerla en un florero para que floreciera el 24 de Diciembre, el día más oscuro del año. Las ramas de cerezo eran conocidas como las ramas del amor. Cuando el sol se oscurece y afuera hace frío, el amor ha de iluminar los corazones y calentarlos. Los cristianos retomaron este uso y lo vincularon con la fiesta de Santa Bárbara.

En el ofertorio de la Misa se han presentado varios símbolos: un pedazo de carbón, un casco y una lámpara de mineros, un balón y unos pinceles representando las actividades que se realizan en el Centro de día, un ramo de flores, el pan y el vino. También ha habido un recuerdo especial a Porfirio, el minero más antiguo, y a Emilio, dentista del pueblo a quienes hoy se ha homenajeado.

Además del tradicional canto de “Santa Bárbara bendita” que todos los presentes hemos cantado a pleno pulmón al final de la Misa, el coro parroquial nos ha sorprendido en el momento del ofertorio con un himno dedicado a la santa y compuesto por Michele Ligarò.

A continuación se ha formado la procesión con las andas de Santa Bárbara y nos hemos dirigido hacia el monumento al minero. Allí se ha hecho una ofrenda floral y hemos rezado un responso por los mineros fallecidos. Para terminar, se ha vuelto a entonar el “Santa Bárbara bendita”.

Posteado por: parroquiadeguardo | 2 de diciembre de 2013

¿Quién fue Santa Bárbara?

El próximo día 4 de Diciembre celebraremos la fiesta de Santa Bárbara, venerada tanto por los católicos como por los ortodoxos. Compartimos a continuación una biografía de la santa, según Su Excelencia Reverendísima MIJAÍL I, Obispo electo de la Metrópolis Ortodoxa Autónoma de las Américas e Islas Británicas.

La Gran Santa y Mártir Bárbara vivió y sufrió durante el reinado del emperador Maximiano (305-311). Su padre, el pagano Dióscoro, era un hombre rico e ilustre en la ciudad siria de Heliópolis. Después de la muerte de su esposa, se dedicó a su única hija.

Viendo la belleza extraordinaria de Bárbara, Dióscoro decidió esconderla de los ojos de los extraños. Por lo tanto, construyó una torre para Bárbara, donde sólo a sus maestros paganos se les permitía verla. Desde la torre se veían las colinas que se extendían en la distancia. Durante el día, ella era capaz de contemplar las colinas boscosas, los ríos que fluían con rapidez, y los prados cubiertos con una manta manchada de flores, mientras que por la noche la bóveda armoniosa y majestuosa de los cielos brillaba y proporcionaba un espectáculo de belleza indescriptible. Pronto la virgen comenzó a preguntarse acerca de la Causa Primera y Creador de tan armonioso mundo espléndido.

Poco a poco, se convenció de que los ídolos sin alma, no eran más que la obra de manos humanas. Aunque su padre y los maestros les ofrecían culto, se dio cuenta de que los ídolos no podrían haber hecho el mundo que nos rodea. El deseo de conocer al verdadero Dios consumía tanto su alma, que Bárbara decidió dedicar toda su vida a este objetivo y pasar su vida en la virginidad.

La fama de su belleza se extendió por toda la ciudad y muchos buscaron su mano en matrimonio. Pero a pesar de las súplicas de su padre, ella se negó a todos ellos. Bárbara advirtió a su padre que su persistencia podría terminar trágicamente y separarlos para siempre. Dióscoro decidió que el temperamento de su hija había sido afectado por su vida de reclusión. Por lo tanto, le permitió salir de la torre y le dio plena libertad en su elección de amigos y conocidos. Así, Bárbara conoció a jóvenes doncellas cristianas en la ciudad, y les enseñó acerca del Creador del mundo, acerca de la Trinidad, y sobre el Logos divino. A través de la Providencia de Dios, un sacerdote llegó a Heliópolis, desde Alejandría, disfrazado de mercader. Después de instruir a Bárbara en los misterios de la fe cristiana, la bautizó y luego regresó a su país.

Durante este tiempo, se estaba construyendo en casa de Dióscoro una casa de baños de lujo. Por orden suya, los trabajadores se disponían a poner dos ventanas en el lado sur. Pero Bárbara, aprovechando la ausencia de su padre, les pidió que hicieran una tercera ventana, formando así una Trinidad de luz. En una de las paredes de la casa de baños Bárbara trazó una cruz con el dedo. La cruz fue profundamente grabada en el mármol, como si hubiese sido hecho por un instrumento de hierro. Más tarde, sus huellas quedaron impresas en las escaleras de piedra de la casa de baños. El agua de los baños tenían un gran poder curativo. San Simeón el traductor (9 de noviembre) comparó la casa de baños a la corriente del río Jordán y a la piscina de Siloé, porque debido al poder de Dios, muchos milagros ocurrieron allí.

Cuando Dióscoro regresó y expresó su descontento por el cambio en los planes de su edificio, su hija le contó cómo había llegado a conocer al Dios uno y trino, sobre el poder salvífico del Hijo de Dios, y sobre la futilidad de adorar a los ídolos. Dióscoro se puso furioso, tomó una espada y estuvo a punto de golpearla con ella. La santa virgen huyó de su padre, y éste se precipitó después en su persecución. Su camino quedó bloqueado por una colina, que se abrió y ocultó a la santa en una grieta. En el otro lado de la grieta había una entrada que lleva hacia arriba. Santa Bárbara logró ocultarse en una cueva en la ladera opuesta de la colina.

Luego de una búsqueda larga e infructuosa de su hija, Dióscoro vio a dos pastores en la montaña. Uno de ellos le mostró la cueva donde la santa se había escondido. Dióscoro, al hallarla de nuevo, golpeó a su hija terriblemente y luego la colocó bajo vigilancia y trató de doblegarla por el hambre. Finalmente se la entregó al prefecto de la ciudad, llamado Marciano.

Golpearon a Santa Bárbara salvajemente con un cuero crudo, y le frotaron las heridas con un trapo de pelo para aumentar su dolor. Por la noche, Santa Bárbara oró con fervor a su Esposo celestial, y el propio Salvador apareció y curó sus heridas. Posteriormente sometieron a la santa a nuevos y más terribles tormentos.

En la multitud, donde fue torturada la mártir estaba la virtuosa mujer cristiana Juliana, una habitante de Heliópolis. Su corazón se llenó de compasión por el martirio voluntario de la hermosa e ilustre doncella. Juliana también quiso sufrir por Cristo. Ella comenzó a denunciar a los torturadores en voz alta y se apoderaron de ella.

Ambas mártires fueron torturadas durante mucho tiempo. Sus cuerpos fueron rastrillados y heridos con ganchos, y luego fueron conducidos desnudas por la ciudad en medio de burlas y abucheos. A través de las oraciones de Santa Bárbara, el Señor envió un ángel que cubrió la desnudez de las santas mártires con un manto espléndido. A continuación, las confesoras de Cristo, Bárbara y Juliana, fueron decapitadas. Dióscoro mismo ejecutó a Santa Bárbara. La ira de Dios no tardó en castigar a los torturadores, Marciano y Dióscoro. Ellos murieron después de ser alcanzados por un rayo.

Este artículo he querido publicarlo acá para que todos puedan conocer la historia de esta doncella que prefirió el martirio por amor a Jesús. Es siempre loable aprender de la vida de los santos y mártires de nuestra fe para, como dicen las Sagradas Escrituras, saber dar razón de nuestra esperanza a quienes nos la pida. Bendiciones a todos.

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.